Introducción a GTD 15: Consiguiendo perspectiva. Visión

Continuando con la explicación del modelo de seis niveles para conseguir perspectiva, nos encontramos ya a una altitud de 12.000 m. Este nivel se corresponde con nuestra visión. En este nivel se abordan los proyectos u objetivos que están ligados directamente a nuestra carrera profesional o de forma más general a nuestra propia forma de vida. Se trata de aclara cuales son nuestros objetivos más a largo plazo.

Las preguntas claves en este nivel sería: ¿donde me gustaría estar dentro de cinco años?, ¿qué aspecto tendrá, cómo sonará, cómo sentiré el éxito a largo plazo?, en definitiva, ¿cuales son mis metas a más largo plazo, más allá de los dos años?. El concepto largo plazo resulta algo relativo y hay que tenerlo en cuenta dado que no significa lo mismo para un joven universitario que para un ejecutivo a punto de jubilarse. De alguna manera de lo que se trata es de definir una especie de mapa de ruta que plasme a donde nos queremos dirigir.

El coaching se constituye como una herramienta interesante para ayudar a las personas a establecer este mapa de ruta.

La revisión de este nivel ha de realizarse de forma regular con objeto de mantener nuestra visión activa. Un plazo semestral podría ser suficiente aunque pueden darse ciertas circunstancias en nuestra vida que nos obliguen a proceder a una revisión anticipada. La pérdida de un familiar querido, la noticia de la llegada de tu primer hijo, un divorcio o bien cambios significativos en tu entorno laboral pueden ser motivos de peso para proceder a dicha revisión. Los cambios drásticos que se producen en la política, la economía y en general en la sociedad, pueden considerarse aspectos externos a nosotros pero que también pueden llevarnos a la necesidad de proceder a revisar nuestras metas y nuestra visión de futuro.

En palabras del propio David Allen, “El gran secreto de las metas y las visiones no es el futuro que describen, sino los cambios que generan en la realidad.”. La definición de tu visión te llevará a plantearte objetivos a corto plazo que revertirán en proyectos de los cuales se derivarán próximas acciones.

Nuestra naturaleza humana nos hace siempre mirar hacia el futuro de forma natural por lo que enfocarnos de vez en cuando en este nivel nos ayudará a conseguir el éxito que buscamos de forma contínua durante nuestro trasiego por la vida.