¿Por qué es necesario GTD en las empresas u organizaciones? 4

Está más que demostrado que con los tradicionales sistemas productivos que aún siguen vigentes en muchas organizaciones, no sólo no se consigue aumentar la productividad sino que se agotan las capacidades físicas, creativas e innovadoras de las personas que integran dichas organizaciones y además no generan responsabilidad sino desgana. Si conseguimos aumentar la productividad de los recursos más valiosos dentro de las empresas, es decir de las personas, dispararemos de forma sorprendente la productividad de todo el colectivo.

A diferencia de otras herramientas o metodologías destinadas a la mejora y el aumento de la productividad, GTD aporta una serie de beneficios a nivel personal que al final revierten de forma natural en las organizaciones que lo adoptan como herramienta de gestión.

Pero, ¿qué aporta GTD a nivel individual?

CONTROL Porque si capturas todo aquello que llama tu atención, tomas decisiones al respecto, organizas tus compromisos y revisas de forma periódica lo que has organizado para después ponerte en marcha, consigues dominar el flujo real del trabajo, permitiéndote tenerlo todo bajo control. Este hecho te lleva al cese de la procastinación y al control y disminución del estrés, experimentando una sensación de equilibrio en tu día a día.

PERSPECTIVA Porque aprendes a tomar decisiones en función de un rango de prioridades que marcan tu camino en la vida y esto aporta sentido durante cualquier fase de pensamiento. Cuando obtenemos perspectiva, conseguimos alejarnos del problema obteniendo recursos, elementos y la motivación necesaria para tomar las decisiones adecuadas, consiguiendo un mayor equilibrio en nuestra vida. Sencillamente sabemos hacia donde nos dirigimos.

MEJORAR LAS CAPACIDADES PERSONALES Porque consigues desarrollar un mejor pensamiento analítico, una mayor capacidad a la hora de tomar decisiones y un aumento de la creatividad. En definitiva consigues desarrollar tu potencial como persona y aumentar tus niveles de compromiso, responsabilidad y autogestión.

¿En que se traduce todo esto dentro de las empresas u organizaciones?

CREATIVIDAD E INNOVACIÓN Se aumentan sustancialmente los niveles de creatividad e innovación, permitiendo una mejor resolución de los problemas que se plantean en el día a día y un mejor avance hacia el futuro sobre todo en periodos de importantes cambios en los que la adaptabilidad debe formar parte de la renovación estratégica.

ALINEACIÓN Se consiguen enfoques totalmente alineados entre personas y organizaciones evitándose de esta forma las posibles diferencias entre los distintos niveles de prioridades.

CONCILIACIÓN Se consigue una mejor integración entre la vida profesional y la vida personal.

AUMENTO DE LA PRODUCTIVIDAD Las personas y los equipos de trabajo consiguen ser más productivos y eficientes, disminuyéndose los niveles de estrés provocados por el propio trabajo y mejorándose la comunicaciones dentro de la propia organización.

Las empresas de hoy deben caminar hacia la integración de equipos de profesionales autosugestionados y realmente sólo hay dos cosas que se pueden hacer tanto a nivel individual como de equipo para lograr una implicación positiva y productiva frente a los compromisos que han de afrontarse y por tanto, lograr los resultados deseados: organización y enfoque.

Sin duda alguna, el empleo de GTD como herramienta de gestión consigue ambas cosas de forma sorprendente a través de la mejora productiva de las personas que integran las organizaciones. ¿Te atreves a dar el paso en tu empresa u organización?

Suscríbete a Cambiando Creencias
Recibirás semanalmente un boletín a modo de resumen de todas las últimas publicaciones

Si te suscribes al boletín semanal, serás el primero en conocer las últimas actualizaciones. También podrás recibir contenidos exclusivos para suscriptores o bien recibirlos antes de que se publiquen